Manuel Ortega: 36 años trabajando en el sector de la carrocería en kit

El origen de la fabricación y exportación de carrocerías de Liderkit se remonta a la fundación de Carrocerías y Remolques Peragón en 1985. Aunque bien es cierto que anteriormente su fundador, Miguel Peragón Espinosa, ya llevaba a sus espaldas años de trabajo en este sector.

Yo entré en la antigua empresa Carrocerías y Remolques Peragón haciendo labores de carrozado. En los comienzos realizaba todo tipo de tareas.

En el año 1986, un año después, Manuel Ortega comienza a formar parte de la empresa. Actualmente, él es el segundo trabajador con mayor antigüedad y es el Coordinador de Producción y Encargado de la Sección Corte de Perfiles. Hemos hablado con él para conocer su experiencia e impresiones en este largo recorrido por el sector de la carrocería.

«Era el año 1986 cuando yo empecé a trabajar con la familia Peragón. Yo entré en la antigua empresa Carrocería y Remolques Peragón haciendo labores de carrozado. En los comienzos realizaba todo tipo de tareas: soldadura, pintura, revestimiento de poliéster, carrozado…

Una vez fundada la empresa Liderkit en 1991, pasé a la sección de corte de aluminio. Años más tarde, realicé las tareas de Jefe de Producción».

Tantos años de trabajo en este sector, se producen grandes retos que hay que ir superando. Manuel responde a los retos laborales a los que se ha enfrentado:

«A nivel personal puedo decir que el principal reto ha sido el ir adaptándome a los cambios y progresos de la empresa a lo largo de estos más de treinta años.…

Y a nivel colectivo creo que el mayor reto fue superar las distintas épocas de crisis, sobre todo la que nos azotó entre 2008 y 2013».

Manuel comenta que de las funciones que lleva a cabo no hay unas que le gusten más que otras. No elude problemas ni se decanta por lo fácil, hecho que le permite no tener prioridades cuando efectúa su trabajo.

Además, destaca que en Liderkit el ambiente es familiar y existe una relación cercana con los dueños y jefes de la empresa. Aunque no es complaciente, señala que el trabajo en equipo siempre puede mejorarse.

Con tantos años de trabajo en la empresa, suponemos con que Manuel tiene algunas anécdotas que contar. Y, tras enunciarle la pregunta “¿Nos puedes contar alguna anécdota que te haya sucedido mientras trabajabas?”, Manuel responde:

«Te podrás imaginar las anécdotas que puedo tener acumuladas en 36 años en Liderkit… Pero si tengo que destacar alguna por encima de todas, me voy a remontar a 1991, justo antes de la fundación de Liderkit.

En aquel entonces, la dirección de la empresa decidió enviar a Alemania a cuatro trabajadores y técnicos junto con Manuel Peragón (hijo del fundador) para realizar, durante un mes, trabajos de formación. Allí se nos iba a enseñar todo lo relacionado con la fabricación de carrocerías en kit.

Después de un largo viaje en coche hasta Alemania, llegamos los cinco trabajadores hasta las instalaciones de la fábrica donde nos iban a formar. Al día siguiente, bien temprano y sin apenas descansar, teníamos que estar en planta. A las 12 sonó la sirena y desaparecieron todos los trabajadores alemanes a comer. Nosotros dijimos que comeríamos más tarde puesto que íbamos a seguir con nuestra costumbre española de comer a las dos y media.

Pues cuando llegó la hora de comer allí, ya no había nada abierto. No sabía dónde ir. Total, que nos quedamos todo el día sin comer. Al día siguiente, cuando sonó la sirena los primeros en desaparecer fuimos los españoles».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *