La vecina Portugal, un país que también apuesta por la calidad de las carrocerías de Liderkit

Desde la localidad jiennense de Guarromán, Liderkit exporta sus carrocerías de vehículos en kits por todo el mundo. Una amplia variedad de productos que operan en más de 30 países de los cinco continentes, lo que supone alrededor del 75% de su facturación total. Uno de los países en los que se ha consolidado es Portugal. A pesar de ser uno de los más golpeados y afectados por la crisis económica de 2008 —lo que lleva a muchas empresas a optar por opciones más baratas, pero con acabados y calidad muy inferiores de lo que ofrece la empresa afincada en la provincia de Jaén—, ha seguido apostando por productos eficientes que anteponen la excelencia por encima de todo.

Estas características han provocado la satisfacción de los clientes, que suelen valorar el sistema de montaje y el ensamblaje final por su facilidad y sencillez. Este es el caso de la empresa Carrocerías J. Pinto, que no ha dudado de los servicios que Liderkit pone a su disposición y lo demuestra con la utilización del modelo Sándwich 30 mm en uno de sus vehículos, compuesto por techo de poliéster, puerta lateral y dos raíles de amarre interior. Además, los laterales y el frontal están formados por paneles LIDERfoam® y tiene la posibilidad de aplicar cualquier tipo de refuerzo adicional.

Otro de sus vehículos se ha decantado por el modelo isotermo, perfectamente homologado y preparado para soportar y aislar la mercancía de temperaturas exteriores, tanto positivas como negativas. Sus paneles están revestidos en poliéster blanco, marco trasero en acero inoxidable con puerta de dos hojas con doble bisagra y suelo con revestimiento no abrasivo liso o antideslizante, entre otras muchas características. Esta carrocería se convierte en una opción repleta de garantías para el transporte.

    Otro punto a favor que ha sido decisivo en la fidelización de los clientes portugueses es la versatilidad de opciones y materiales del amplio abanico que se pone a disposición de cada uno de ellos, así como la personalización que se le puede aplicar a cada kit. En este sentido, destaca nuevamente el modelo isotermo, ya que durante el proceso de fabricación de la caja frigorífica se utilizan paneles Sándwich, una de las opciones más recomendadas por sus altas propiedades protectoras, compuestas por una estructura aislante recubierta en ambas caras por poliéster. Este tipo de carrocería también destaca por su fácil montaje, acompañada de la rigidez y la resistencia al agua para conservar la carga en las condiciones óptimas que demanda. Destacamos a continuación algunas muestras de estas carrocerías que ha podido disfrutar la empresa B&T Arvorense.

      La calidad, seguridad y respeto al medio ambiente son tres principios que se entrelazan en la fabricación de cualquier carrocería de Liderkit. Aquí cabe resaltar una vez más el Sándwich 30, que se aprecia en los furgones de Carrocerías Sabino. En este caso, cuenta con una piel de poliéster reforzada con fibra de vidrio de aproximadamente 2 mm de espesor en ambas caras, así como un cuerpo interior de poliestireno extruído. Además, existe la posibilidad de aplicar cualquier tipo de refuerzo en los paneles, así como zócalos y sistemas de amarre.

        Esta presencia afianzada en Portugal requiere que Liderkit cumpla con las distintas legislaciones que regulan el sector en otros países, algo que domina con creces al contar con certificados y una serie de homologaciones internacionales que garantizan la seguridad en la carga y el cumplimiento de las diferentes normativas ambientales y de calidad de cada territorio. De esta forma, los portugueses muestran su tranquilidad al disponer de productos que cumplen con los estándares europeos.

        El mercado portugués continúa apostando por la adaptabilidad y las facilidades que ofrece Liderkit, mientras que la empresa jiennense se aferra al interés por mejorar los distintos tipos de carrocerías y vehículos especiales y el trabajo que llevan a cabo sus profesionales día tras día. La adaptación del producto a los intereses de los clientes hace posible ofrecerles una gran cantidad de facilidades y garantías de personalización, un punto a favor que nuestros vecinos valoran.

        Esta fuerte expansión que ha experimentado desde el año 2000 es uno de los indicadores más fehacientes del buen estado de forma en el que se encuentra la empresa andaluza, que ha seguido creciendo sin dejar de lado el mercado interno. Una internacionalización que se ha convertido en un instrumento necesario para seguir compitiendo y avanzando hacia la excelencia empresarial.

        Deja un comentario

        Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *